Los Niños en Su Casa
Acerca de la serie Contáctenos Glosario Buscar Lr English
Inicio Temas Actividades Recursos Guía de episodios Aprendizaje Activo
El Niño y el Lloriqueo

RSS
Estimada Alina,
Tengo una hija de dos años que tiene la costumbre de lloriquear cada vez que quiere algo. ¿Qué puedo hacer para cambiar este comportamiento en ella?
Consejos de Alina
Alina Rosario
Alina Rosario
Presentadora
  • Los niños lloriquean para captar su atención
  • Ignore los lloriqueos, no ceda
  • Cuando su niño se comunica en una forma adecuada, preste atención
  • Sea constante
Consejos de un experto
Mayra Prado
Mayra Prado
Consejera familiar
Por qué los niños lloriquean
Los niños lloriquean porque es una manera de conseguir la atención de los adultos. Muchas veces los niños no tienen el vocabulario que necesitan para expresar lo que quieren o lo que necesitan. También lloriquean porque quizás el ambiente en el hogar es muy ruidoso o se sienten presionados y por lo tanto usan el lloriqueo en vez de gritar.

Lloriqueos
El lloriqueo es común entre los niños de 3 hasta 4 años, dependiendo del niño. Puede comenzar un poco antes de los 3 años y, en algunos casos, ir más allá de los 4 años en los niños que no han desarrollado sus destrezas de lenguaje. Es más frecuente entre las edades de 3 a 4 años porque a esta edad los niños quieren expresarse, empiezan a adquirir destrezas de lenguaje, pero no tienen el vocabulario suficiente para expresar sus ideas, emociones o frustraciones. Cuando los niños quieren decir algo, pero no encuentran las palabras o piensan que no se les está prestando atención, recurren al lloriqueo para añadir énfasis a lo que quieren decir.

Muchas veces los adultos ceden ante los lloriqueos de un niño porque los detiene por completo. El problema es que eso puede solucionar el problema por el momento, pero perpetuará ese comportamiento en el futuro. Es una solución rápida que causa mucho más daño que beneficio porque el niño aprenderá que mediante el lloriqueo él o ella puede obtener la atención que necesita y usará la misma estrategia una y otra vez..

Disminuir los Lloriqueos
Ignore el lloriqueo, pero no ignore al niño. Cuando un niño lloriquea, nunca ceda ante la causa del lloriqueo. Asimismo, si simplemente ignoramos al niño, el lloriqueo se puede convertir en un berrinche. Es importante calmar al niño y decirle, “Tienes que parar de lloriquear y así podré escuchar lo que quieres decirme”. Preste atención cuando el niño dice algo en su voz normal, sin que recurra al lloriqueo. Déle toda su atención.

Cuando el niño empieza a lloriquear, dígale que usted no le entiende cuando habla así. Dígale, “Cuando me hables en tu voz normal, yo escucharé todo lo que quieras decirme, pero no con esa voz”.

¡Sea consistente! Esto hace que sus razones para ignorar el lloriqueo sean muy claras para el niño. Disminuya la frustración del niño a un mínimo. Un niño que no recibe total atención, o que quizás está tratando de hacer algo que es muy difícil para él, expresará esa frustración a través del lloriqueo. Es importante que el niño sienta que tiene control.

Analice la dinámica de su familia y hogar. ¿Hay algo que usted no está haciendo bien? ¿Los niños están recibiendo atención individual y completa? ¿Sus necesidades emocionales individuales están siendo cuidadas? ¿Cuál es el ritmo o velocidad del hogar? ¿Qué tan altas son las voces de los adultos? Tome un momento para ver qué está sucediendo en el hogar.
Comentarios de proveedores
Ana Cisneros
Ana Cisneros
Madre de dos niñas
Mis hijas lloriquean algunas veces cuando vamos a la tienda. Justo antes de entrar a la tienda. Les hablo y les recuerdo que quiero escuchar voces claras. No siempre funciona, pero cuando se “olvidan”, les hablo y les recuerdo qué tipo de voz deben usar.
Leticia Castellanos
Leticia Castellanos
Cuando mi nieta empieza a llorar, le pregunto qué pasa y qué necesita. Me aseguro de hacerle saber que cuando grita no le entiendo que está pidiendo. Yo modelo el tono de voz para que ella sepa la diferencia en la voz.
Rosa González
Rosa González
Acaba de recibir su acreditación
Pienso que los niños lloriquean para ganarse la atención de los adultos. Primero les digo que no entiendo lo que están diciendo y que si dejan de lloriquear entonces les entenderé mejor. Si el niño continúa lloriqueando, le explico que regresaré cuando se calme. Regreso después que para de lloriquear y hablamos sobre lo que necesita.
Parent Comments
Laura Hernández and Alex Fabela
Laura Hernández and Alex Fabela
Padres de niñas de 2 y 3 años
Nuestras dos hijas empezaron a lloriquear justo alrededor de los 2 años de edad. Lo hacían principalmente cuando querían algo (ir afuera, comer una galleta, etc.), o cuando estaban cansadas o tenían hambre.

Laura: Para disuadirlas de lloriquear, les pregunto qué necesitan. Trato de averiguar por qué están lloriqueando. Trato de entenderlas y darles lo que quieren.

Alex: Soy más relajado que Laura. Mis hijas son como mis princesitas, así que cedo ante su lloriqueo y les doy todo lo que quieren. ¡Hasta mi familia me dice que siempre cedo y les doy lo que quieren!

Juego Que Fomenta La Paciencia Actividad del día:
Juego Que Fomenta La Paciencia
El Niño y el Lloriqueo Video del día:
El Niño y el Lloriqueo
Temas: Desarrollo social y emocional
Vea el índice
Vea más
Vea todos los temas
Foros
Episodios relacionados
Aprendiendo a compartir
Cuidar los dientecitos de los niños, más el recuento semanal
 
©?2007 Televisión comunitaria del sur de California. Derechos reservados.
RSS