Los Niños en Su Casa
Acerca de la serie Contáctenos Glosario Buscar Lr English
Inicio Temas Actividades Recursos Guía de episodios Aprendizaje Activo
El Niño y la Pérdida

RSS
Estimada Alina,
Mi suegro acaba de morir y mi niña de tres años estaba muy apegada a él. ¿Cómo le puedo ayudar a superar esta pérdida y hacerle entender que ya nunca más verá a su abuelito?
Irika Clark
Consejos de Alina
Alina Rosario
Alina Rosario
Presentadora
  • Responda a las preguntas de una manera sincera y abierta
  • Aliente a su niño a hablar de sus temores y reconozca sus sentimientos
  • Tome en cuenta los cambios en el comportamiento
  • Entienda que el sentimiento de duelo puede regresar
  • Haga todo en estrecha colaboración con el círculo de cuidado de su niño
Consejos de un experto
Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.
Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.
Psicóloga clínica
Los niños pequeños no entienden la muerte realmente. El razonamiento de un niño (concreto, mágico y egocéntrico) no le permite entender la muerte como lo hacen los niños mayores o los adultos. El tipo de razonamiento de un niño pequeño es concreto y la muerte es un concepto abstracto. Debido a lo que llamamos “pensamiento mágico”, los niños no entienden que esto es permanente e irreversible. Además, debido a su pensamiento egocéntrico, ellos creen que todo lo que pasa alrededor de ellos es causado por ellos.

¿Cómo deben responder los padres?
Hable sobre la muerte como lo que es, un proceso natural; todo lo que vive morirá algún día (plantas, animales, personas). Usted también debe hacer la diferencia entre dormir y morir. Los niños pueden lidiar con la muerte tan bien o mejor que los adultos si se les da respuestas que puedan entender y confiar.

Responda sus preguntas con simpleza y honestidad diciendo algo como, “Los cuerpos paran de funcionar y cuando la gente muere ellos no respiran, no comen, no hablan, no piensan y no sienten”. Repítales que la muerte de un ser querido no tiene nada que ver con ellos, con nada que ellos hicieron o dejaron de hacer, dijeron o pensaron.

Reacción de los niños a la muerte
Los niños pueden reaccionar de diferentes maneras a la muerte de un ser querido. Pueden estar confundidos porque no entienden qué está pasando y cómo se están sintiendo. Puede sentir tristeza, agitación, miedo, ansiedad, inseguridad, o apego excesivo a ciertas personas. Pueden experimentar reacciones físicas como dolores de cabeza o de estómago, irritabilidad, ira, y agresividad. Pueden mostrar comportamientos regresivos, como hablar como bebés, chuparse el dedo, o mojar la cama cuando ya han aprendido a no hacerlo. También hay ocasiones en las que un niño actúa como si la muerte nunca hubiera sucedido.

Como individuos que son, cada niño lleva el luto a su propia manera. Debemos permitir que ellos se sientan tal como se sienten y darles muchas oportunidades para expresar sus experiencias de manera saludable como a través del juego dramático, el dibujo, la pintura, el juego con plastilina, la música y las actividades físicas como el baile y los deportes.

Los niños pueden lidiar con la muerte tan bien o mejor que los adultos, así que hacer que ellos participen y ayuden en los servicios conmemorativos es una buena idea. Si ustedes tendrán una ceremonia religiosa, o un servicio cultural o familiar, es bueno que ellos participen. Una vez la ceremonia haya terminado, usted puede seguir honrando a su ser querido mostrando fotos y objetos de él o ella, escribiéndole una carta, plantando un árbol en su honor o donando a su organización benéfica favorita.

Dé tiempo para llorar al difunto
Toma tiempo superar la aflicción y a veces dura más de lo que usted esperaba. Esto también depende de la experiencia del niño con la muerte, si ya han lidiado con ella anteriormente, el tipo de muerte que fue (anticipada o repentina), y la relación entre el niño y el difunto. También es importante si se le permitió al niño despedirse del ser querido. También existe una diferencia entre la tristeza y la depresión clínica, donde la tristeza y la irritabilidad persisten y tienen un impacto sobre el desarrollo social y la educación del niño.

Mantener las rutinas constantes
Su niño apreciará las cosas que él o ella reconoce – cosas que son familiares. Las películas y canciones favoritas pueden ser una excelente manera de olvidarse de la tristeza por un momento. De esta manera ellos tienen cierto control sobre lo que acaba de suceder. Una cosa importante que recordar es no forzar al niño a hablar sobre el difunto si no quiere hacerlo. Si la persona que murió era parte de la rutina del niño, usted puede hablar de cómo ellos hacían esto por el niño y tener objetos de recuerdo y fotos de la persona.
Comentarios de proveedores
Marco Casinelli
Marco Casinelli
Cuida a su hermana
Nuestro perro Spike tenía 10 años cuando murió de viejo. Le dijimos a mi hermana que Spike estaba muy viejo y enfermo y que por eso murió. Le aseguramos que él estaba ahora en el cielo de los perros con otros perros y que estaba feliz. También le explicamos que lo mismo pasa a veces con las personas. Sus cuerpos envejecen y ya no pueden seguir. Ella estuvo triste en un principio, pero después estaba contenta porque sabía que Spike ya no estaba enfermo y que estaba en un mejor lugar.
Eve Del Real
Eve Del Real
Proveedora por tres años
Yo tenía una niña de 4 años que perdió a su mamá por una enfermedad terminal. La niña pasaba de la tía a la abuela. Era una niña fuerte, pero muy introvertida. Le tomó mucho tiempo abrirse con nosotros y con los otros niños. Cuando la abuela la llevo al funeral, pareció como que la hizo sentirse mejor. Después del funeral ella vino y me dijo, “Mi mamá está descansando. Está en el cielo ahora.”
Dinora Tovar
Dinora Tovar
Madre de dos niñas
Especialmente con la de seis años que ella recuerda más a su abuelito, la otra tenía cuatro años. Él se enfermó, entonces tuvimos un poquito de oportunidad de prepararla diciéndole que él estaba en el hospital, no sabíamos si iba a recuperarse o cómo iba a resultar. Y eso facilitó un poquito las cosas para que ellas fueran preparándose para eso. Nosotros le dijimos que su abuelito no había podido recuperarse, y que había fallecido. Obviamente ellas lloraron, se pusieron tristes, y lo que nosotros hicimos fue validar sus sentimientos, no decirles que no lloraran que todo estaba bien, decirles que nosotros también estamos tristes. Llorar junto con ellas, pero a la vez enfocar en las memorias agradables que tenemos de la familia.

Pintura y Expresión Actividad del día:
Pintura y Expresión
El Niño y la Pérdida Video del día:
El Niño y la Pérdida
Temas: Desarrollo social y emocional
Vea el índice
Vea más
Vea todos los temas
Foros
Episodios relacionados
Interacciones de apoyo
El Niño y El Divorcio
La Ansiedad de Separación II
 
©?2007 Televisión comunitaria del sur de California. Derechos reservados.
RSS