Los Niños en Su Casa
Acerca de la serie Contáctenos Glosario Buscar Lr English
Inicio Temas Actividades Recursos Guía de episodios Aprendizaje Activo
El Niño y la Inseguridad Económica

RSS
Estimada Alina,
Estamos teniendo problemas económicos y tuvimos que dejar nuestro hogar. Nuestras vidas han cambiado mucho. ¿Cómo puedo brindar apoyo emocional a mis hijos?
Maritza Klein
Consejos de Alina
Alina Rosario
Alina Rosario
Presentadora
  • Hable con su niño de acuerdo a su nivel de entendimiento
  • Conserve su rutina diaria
  • Pase tiempo con su familia
  • Mantenga comunicación abierta
  • Asegúrele a su niño que él estará bien y que siempre cuidara de él
Consejos de un experto
Caroline Clauss-Ehlers, Ph.D.
Caroline Clauss-Ehlers, Ph.D.
Psicóloga clínica
Impacto en los Niños
La inestabilidad económica puede afectar verdaderamente a los niños. Los más grandes impactos se producen cuando la familia tiene que mudarse o cuando el niño debe dejar su centro de cuidado infantil debido a la situación económica de la familia, y por lo tanto el niño termina en un ambiente completamente diferente al cual se ha acostumbrado.

Grandes Cambios
Durante los grandes cambios, como la mudanza o el dejar el centro de cuidado infantil , lo más importante es mantener la calma. Establecer una rutina tan pronto como sea posible. La rutina es importante para todos los niños en cualquier situación, porque los niños se sienten en control y más seguros.

Trate de ayudar a su niño a acostumbrarse a la nueva situación explicándole calmadamente lo que está pasando: “Nos estamos mudando a una nueva casa y ésta es una nueva aventura”. Hable de estos cambios de manera positiva.

Es muy importante para los niños saber que todo estará bien. Dígales, “Nos estamos mudando, pero seguimos siendo tu familia, seguimos siendo tus padres y siempre estaremos aquí para lo que necesites”.

Si su niño empezará a ir a un nuevo centro de cuidado infantil o escuela, es buena idea llevar al niño a ver la escuela y a conocer a la nueva profesora antes del primer día.

Recuerde que los niños son egocéntricos, así que pueden pensar que estos problemas son por su culpa porque no entienden la situación. Pero asegúreles que no lo es.

Reacciones
Si los niños sienten que la situación es inestable, y me estoy refiriendo a niños de 3 a 5 años, ellos pueden volverse más irritables, llorar más, ser más agresivos y entristecerse, porque están reaccionando a sus padres.

Los bebés también pueden sentir que su madres está insegura y nerviosa. Le aconsejo a las madres que hablen con su pareja sobre cómo se sienten y sobre sus preocupaciones, para que durante la hora del bebé, puedan estar relajadas y pasar mejor tiempo juntos como familia.

Síntomas de un Niño Estresado
Algunos de los síntomas de un niño que está estresado incluyen llanto excesivo, irritación, gritos, problemas para ir al baño (3 a 5 años), orinarse en la cama, desconcentración, falta de motivación o energía, pocas ganas para jugar, problemas de comunicación. Estos son aspectos normales de su desarrollo. Sin embargo, los niños estresados presentan estos síntomas en exceso y casi a diario.

El estrés afecta la vida académica de los niños. Pueden tener problemas para aprender conceptos en la escuela. Afecta su vida social: se vuelven más agresivos, tienen menos ganas de jugar y esto puede aislarlos de otros niños y debilitar sus relaciones con ellos, las cuales son muy importantes en sus primeros años. También puede afectar las relaciones con otros miembros de la familia.

Comuníquese con Sus Niños
No es necesario compartir la información sobre el cambio en la condición económica de su familia con niños entre 0 y 2 años de edad, porque no lo entenderán. Pero los niños de 3 a 5 años empiezan a entender lo que pasa alrededor suyo.

Si se está mudando: explique la situación a su niño con palabras que pueda entender. Explíquele que estos cambios son buenos. Esta es una oportunidad para demostrarle a su niño cómo lidiarán con la situación ustedes como familia. Está bien explicar lo que sucede y hablar con su niños, pero hágalo a su nivel.
Comentarios de proveedores
Minerva Segura
Minerva Segura
Madre de dos hijos
Apenas nos mudamos, mi hijo se quedaba pensativo, callado, triste y hacía muchas preguntas, como “¿Qué está pasando?” y “¿Dónde estamos?” Luego me decía “Extraño la casa y jugar en mi jardín”. Obviamente esto me rompía el corazón. Inclusive tuvo pesadillas un par de veces por semana durante las primeras semanas. Preguntaba, “¿Cuándo nos vamos a casa?”

Algo que ha ayudado es mantener nuestra misma rutina diaria. Nos despertamos al mismo tiempo, lo llevo a la escuela todos los días y en la tarde coloreamos, dibujamos, y luego hace su tarea. Le cocino sus comidas favoritas y él juega con sus primos, y eso le gusta mucho. Después siempre separamos un tiempo para que me hable y yo pueda escuchar lo que quiere decir. Así que a pesar de que estamos en un nueva situación, trato de hacer lo que hacíamos cuando estábamos en casa, y a la vez mantener los costos al mínimo.
Paula Mejía
Paula Mejía
Abuela de 16 nietos
Es muy importante que los niños sigan siendo felices y no preocuparlos demasiado, minuto a minuto, sobre lo que está pasando en el mundo. Los niños generalmente juegan en la noche, y ahora tienen más compañeros de juego. También hacemos viajes que son bastante baratos. Por ejemplo, vamos a la playa y vemos las focas u otros animales marinos en el mar, lo cual es gratis. También vamos a sitios históricos de entrada gratis que están cerca a nuestra área. El tiempo que estamos pasando juntos nos ha permitido compartir más estos momentos de familia.

Almohaditas Relajantes Actividad del día:
Almohaditas Relajantes
El Niño y la Inseguridad Económica Video del día:
El Niño y la Inseguridad Económica
Temas: Desarrollo social y emocional
Vea el índice
Vea más
Vea todos los temas
Foros
Episodios relacionados
Transiciones
Berrinches
Transiciones (II)
 
©?2007 Televisión comunitaria del sur de California. Derechos reservados.
RSS